• Background Image

    Cuando el SEO funciona entonces… ¿pauso Adwords?

    14 octubre, 2016

14 octubre, 2016

Cuando el SEO funciona entonces… ¿pauso Adwords?

¿Es conveniente parar una campaña SEM cuando el SEO alcanza buenas posiciones?

 

Esta es una de las preguntas que más nos hacemos cuando intentamos posicionar un proyecto web en Internet: ya sea una tienda online, un blog, una faucet…

Lo primero que tenemos que saber es que las estrategias SEM no nos van a posicionar en Google: en otras palabras, en el momento en el que dejemos de pagar, ya no apareceremos en el buscador.

El SEO comprende una serie de estrategias que nos ayudarán a conseguir una posición permanente en Google, o, por lo menos, semi-permanente, ya que cualquier competidor nos puede dar alcance en cualquier momento. Digamos que es el cuento de nunca acabar, por mucho que nos pese.

 

Campaña SEM: el primer paso para obtener resultados con nuestra web 

 

Desde que decidimos montar nuestro particular proyecto, suponiendo que hayamos cogido un nuevo dominio, tardará un tiempo en conseguir ser interesante de cara a Google.

Los expertos en SEO aseguran que Google “mete” a los nuevos dominios en una especie de sandbox en donde se encarga de hacerles una valoración inicial: si son realmente de calidad, se liberarán de esta prisión y podrán empezar a rankear compitiendo en el mercado. Si no son de calidad, serán relegados a las últimas posiciones o a lo que yo llamo el más allá.

El problema viene cuando una persona quiere obtener rentabilidad inmediata sobre su proyecto y no quiere esperar meses para lograrlo, algo que básicamente nos sucede a todos. ¿Qué es lo que se puede hacer? Efectivamente, crear una estrategia de SEM.

Por supuesto y, como no podía ser de otra manera, estamos hablando de Google Adwords. Dependiendo de nuestro tipo de anuncio, de su alcance, y de otras condiciones, pagaremos más o menos por su mantenimiento. Si sabemos hacer nuestros deberes, conseguiremos una buena relación entre gasto y retorno de la inversión.

Sin embargo, la publicidad es muy variable y es posible que, aunque una campaña pueda funcionar en un momento, no lo haga pasados unos meses.

Nuestro objetivo no debería de ser únicamente vivir de las campañas de SEM, sino de haber posicionado la web en el lugar que le corresponde con estrategias SEO. Sólo así es cuando conseguiremos rentabilizar la página de verdad.

¿Cuándo puedo parar definitivamente la campaña SEM? 

El “problema” que tiene el SEO es que Google actualiza sus algoritmos de manera habitual; es posible que hayamos seguido una estrategia que nos haya llevado al top 3 del buscador pero que, de la noche a la mañana, el gigante descubra que hemos hecho trampa y seamos penalizados.

O puede que minuciosamente hayamos seguido las reglas, pero que nuestros competidores hayan encontrado un truco para poder dejarnos atrás.

Esto es muy frustrante porque de la noche a la mañana veremos cómo nuestro trabajo ha quedado tirado por tierra.

Muchas personas cometen el error de paralizar la campaña de SEM en el momento en el que, mediante estrategias de posicionamiento SEO, han conseguido alcanzar buenas posiciones. Y, aunque esta pueda parecer la mejor idea en un primer momento, más tarde se arrepentirán.

Lo mejor que podemos hacer en este caso es combinar las dos estrategias: es decir, diseñar una estrategia global que incluya tanto campañas SEM, como estrategias de SEO. Es el Mix perfecto, el uno para el otro, la gran historia de amor del posicionamiento en buscadores.

Sabemos que esto no es fácil ni mucho menos: en el momento en el que el usuario haya dominado algunas de las dos técnicas, tendrá que empezar con la otra, lo que supondrá una cierta inversión, tanto de dinero, como de tiempo. Sin embargo, es la única manera de poder hacer frente a la dura competencia que encontraremos en Internet.

SEO + SEM = Negocio de alta rentabilidad 

Tan sólo tenemos que echar un vistazo a las empresas online que más han crecido utilizando algunas herramientas específicas de SEO. La gran mayoría de ellas no suelen empezar con SEM; diseñan primeramente una estrategia de SEO y, cuando empieza a surtir efecto, le dan un pequeño empujón extra con una campaña de SEM para que pueda llegar a lo más alto.

Una vez que las dos estrategias han dado sus frutos, las mejoran, las optimizan para que puedan conseguir mejores resultados. Aquí ya no importa tanto seguir subiendo, sino más bien mantener esa posición que ya es reto suficiente.

En conclusión: si por fin has conseguido que esa estrategia de SEO llegue a alguna parte, pero todavía sigues pagando por una campaña de SEM, ¡no la paralices!. Intenta encontrar una forma de que las dos puedan coexistir y te darás cuenta de que no podrías tener mejores resultados.


María Requejo

Especialista Certificada en Google Adwords

0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario